Los penales del infarto

Nos situamos en el estadio El Campín, de la ciudad de Bogotá, el 31 de mayo de 1989. Es el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores de aquel año. En el partido de ida, Olimpia de Asunción ganó 2-0 al Atlético Nacional de Medellín. Ahora, ha terminado tiempo reglamentario, con Nacional ganando por 2 a 0. Se vienen los penales, y en la valla colombiana se encuentra un guardamenta con bastante futuro: René “todavía no hice el escorpión” Higuita. Mientras los jugadores se preparan física y mentalmente para el acto decisivo, hablemos un poco del marco en el que se desarrollaba el partido.

El fútbol colombiano estaba en un gran nivel. Desde el año 1977, y salvo en dos ediciones, siempre hubo un representante colombiano en las semifinales de la Copa Libertadores (y teniendo en cuenta que era bastante difícil alcanzar dicha ronda), marcando así la importancia continental de sus equipos, y cuatro veces habían conseguido llegar a la final, pero nunca habían logrado vencer en el partido decisivo. La primera final disputada por un equipo colombiano fue en el año 1978. En aquella ocasión, el Deportivo Cali, que había clasificado como subcampeón de su liga, fue derrotado por Boca Juniors, el campeón reinante, por 4 a 0 en la Bombonera, después de haber empatado sin goles en Cali.

Las siguientes tres finales con aroma cafetero colombiano fueron disputadas al hilo por el América, también de Cali. En el año 1985 perdió la final con Argentinos Juniors, en el 1986 con River Plate y en el 1987 con Peñarol. Al año siguiente, quedó a las puertas de la final tras haber sido vencido por el Nacional de Montevideo en semifinales.

Y llegamos al 1989. El Atlético Nacional, y la ciudad de Medellín en sí, alcanzaron la final por primera vez en la edición que estamos reviviendo. Por su parte, Olimpia ya se había consagrado en la competición diez años antes, pero la participación paraguaya a nivel continental se mostraba de una manera muy esporádica: de hecho, y comparándolo con el mismo período citado con anterioridad, sólo cuatro veces en 13 ediciones algún representante guaraní había logrado alcanzar las semifinales, entre ellas el Olimpia campeón.

Y ahora sí, el árbitro llama a los jugadores, y los disparos desde los doce pasos van a comenzar:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1980-1989, Colombia, Copa Libertadores, Paraguay, Profesionalismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Comenta aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s