Una leyenda de la copa inglesa

Un 22 de octubre de 1923 nacía en Bremen, Alemania, un tal Bernhard Carl Trautmann, para los amigos. Durante la WWII se unió a la Fuerza Aérea alemana, específicamente al Cuerpo de Paracaidistas, peleando durante tres años en el frente del este y llegando a conseguir una Cruz de Hierro. Luego, fue enviado al frente del oeste, pero cayó como prisionero del Ejército británico cuando la guerra se acercaba a su final, y fue recluido en un campo de prisioneros de guerra en Ashton-in-Makerfield. Después de rechazar la repatriación al ser liberado en 1948, se estableció en la zona y se dedicó al trabajo agrícola.

Pero, ¿a qué viene esta historia, si éste es un blog de fútbol? Pues bien, Trautmann alternaba su trabajo en el campo con su actividad futbolística. Estando en Alemania, practicó diversos deportes, incluidos el fútbol, el balonmano y los quemados, y además participó en varias competencias atléticas, alcanzando un gran nivel. Pero, estando recluido en Ashton, debido a su pasado deportista, fue incluido en varios partidos contra equipos amateurs de los alrededores. Al principio, jugó principalmente en el medio campo, pero en un partido se lesionó y acordó con el guardameta un intercambio de posiciones. Allí nació Bert, allí nació una leyenda.

Al ser liberado, integró el St. Helens Town A. F. C., un equipo amateur recientemente fundado. En los saints demostró grandes habilidades para la portería, lo que lo convirtió en una especie de atracción local. Justamente, su actuación en la meta motivó a varios equipos profesionales a fijarse en él.

Bert Trautmann, ya jugando para el equipo que lo vio en su máximo esplendor

Se incorporó al Manchester City en la temporada 1949/50 como amateur, y tiempo después firmó un contrato profesional. Debutó frente al Bolton Wanderers un 9 de noviembre, pero no tuvo una gran aceptación por parte de los aficionados: no sólo tenía que ocupar el arco después del retiro de Frankie Swift, sino que también tenía que enfrentarse a su pasado nazi. Pero, a fuerza de buenas actuaciones logró ganarse el afecto del público. De su público, porque en los partidos de visitante, los aficionados mostraban su descontento por el guardameta, lo que afectaba su rendimiento: frente al Derby County, por ejemplo, recibió siete goles.

En enero de 1950, se concretó la primera visita a Londres de la temporada, precisamente al Fulham. La ciudad había sido fuertemente atacada durante el conflicto bélico, lo que convirtió al encuentro en el pan suyo de cada día para los medios londinenses. Éstos pronosticaban una holgada victoria de los cottagers, pero, a pesar de que los aficionados no dudaban en demostrar su enfado, Bert consiguió una muy buena actuación, y, aunque el resultado final fue una derrota por 1 a 0, su desempeño le valió la ovación final de toda la concurrencia y de los jugadores de ambos equipos.

Escultura representando a Bert Trautmann, ubicada en el museo del Manchester City.

A partir de esa temporada, Bert se convirtió en uno de los mejores arqueros de la liga, y su fama cruzó fronteras. Incluso, el Schalke ofreció mil libras al City, pero rechazaron la oferta diciendo “Bert vale veinte veces más” (demostrando las irrisorias cifras manejadas en aquella época, o, quizás, las absurdamente elevadas cifras actuales). Durante la temporada 54/55, el City alcanzó la final de la FA Cup, perdiendo frente al Newcastle por 3 a 1, siendo Bert el primer alemán en alcanzar la final de la competición. En su camino a la final, fue uno de los primeros equipos en usar la táctica conocida como plan Revie, una variante de la táctica usada por los húngaros para derrotar a Inglaterra en el 53.

El City alcanzó nuevamente la final en la temporada 55/56, enfrentándose en esta ocasión al Birmingham City. En su camino al partido decisivo, tuvieron que sudar la gota gorda, ganando todos sus partidos por la mínima, salvo el partido frente al Liverpool, que tuvo su replay. En cambio, el B’gham llegó a la final tras jugar todos sus partidos de visitante (la primera vez en la historia que sucedía), con una diferencia de gol de 18-2. Dos días antes de la final, Bert fue galardonado con el premio Futbolista del año, otorgado por la Asociación de Escritores de Fútbol. Cuando los jugadores entraron al campo de juego para disputar el encuentro, una multitud de 100.000 personas ovacionaron de pie al arquero alemán. Durante el partido, los jugadores del Birmingham, a pesar de ser los favoritos, no pudieron doblegar la táctica utilizada por el City desde el año anterior, y el partido culminó en un 3-1 a favor de los citizens.

Hacia el final del encuentro, con el Birmingham lanzado completamente al ataque, un choque entre Bert y Peter Murphy dejó al primero inconsciente. Según recordó más tarde, “cuando volví en mí, tirado en el campo de juego […] el dolor era increíble. No podía ver bien, era como estar parado en una densa niebla, y recuerdo muy poco del resto del partido, incluso haber recivido mi medalla de la Reina. […] No recuerdo ninguna (de las tres atajadas sobre el final del partido), pero recuerdo a mi compañero Bill Leivers ayudándome a subir los escalones hacia el Palco Real.“. Estando en el banquete post-partido, Bert no podía mover su cuello, y fue a dormir pensando que, al despertarse, aliviaría su dolor. Pero, al no resultar así, se dirigió al hospital de St. George, donde le fue diagnosticado un simple calambre. Buscando una segunda opinión, consultó en la Enfermería Real de Manchester, en donde, después de un examen de rayos X, se le descubrió una dislocación en cinco vértebras del cuello, junton con una fractura en la segunda de ellas, que había encajado con la tercera, lo que casi le cuesta la vida.

Fotografía tomada en el momento exacto del choque entre Bert Trautmann y Peter Murphy.

Durante su recuperación, perdió a su primer hijo, John, en un accidente de tránsito. Después de perderse casi toda la temporada 56/57, volvió para la temporada siguiente, pero no fue el mismo Bert de antes. El City terminó quinto, siendo el primer equipo que convirtió y recibió más de 100 goles. Durante esta temporada, se desarrolló el partido en que Bert recibió más goles: un 8-4 frente al Leicester.

Siguió jugando hasta el año 1964. Durante toda su carrera participó en 545 partidos, siempre en el arco del City. Su partido de despedida fue un “Manchester City & United vs. England”, con la participación de Bobby Charlton y Stanley Matthews. A pesar de haber sido uno de los mejores arqueros de la historia, nunca participó en la selección de su país, debido a que nunca jugó en la liga alemana (requisito indispensable para el seleccionador del conjunto teutón, Sepp Herberger). Sólo pudo participar en el conjunto representativo de la Football League, participando en los encuentros frente a la liga irlandesa y a la italiana.

Defendió brevemente la valla del Wellington Town, y, a pesar de que sus habilidades no eran las mismas que en su época dorada, consiguió buenos desempeños. O, mejor dicho, buen desempeño, ya que al segundo partido fue enviado al banco por conducta violenta, y no volvió a jugar.

Tapa de la biografía de Bert Trautmann, escrita por Alan Rowland.

Como director técnico, inició su carrera en el Stockport County, pero renunció luego de unos desentendidos con el presidente Victor Bernard. Continuó su carrera en Alemania, dirigiendo al Preußen Münster y al Opel Rüsselsheim. Tiempo después, para desarrollar el fútbol en países sin un campeonato organizado, fue enviado por la Federación Alemana de Fútbol a Birmania, logrando la clasificación a los JJOO de 1972. Luego, continuó su carrera en Tanzania, Liberia, Pakistán y Yemen. Culminó su carrera futbolística en 1988, y se instaló cerca de Valencia, España, donde aún vive.

A través de la fundación Trautmann trata de utilizar el fútbol para mejorar las relaciones entre Inglaterra y Alemania. Consecuencia de esto, en 2004 fue nombrado Oficial de la Orden del Imperio Británico. Al año siguiente, fue incluido en el Salón de la Fama del fútbol inglés.

Para finalizar, comparto con ustedes un resumen de la final del año 1956:

Fuente:
The Telegraph (en inglés)

Historias insólitas de los mundiales de fútbol, Luciano Wernicke, Editoria Planeta, 2010
(and the whole Internet…)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1940-1949, 1950-1959, 1960-1969, Alemania, Biografías, Inglaterra y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Comenta aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s